Fundación: Siglo XVII.

Fundadores: Fueron sus fundadores los miembros de la nobleza local. Perteneció a ella desde su fundación el Concejo de la Villa (actual Ayuntamiento).

Lugar de culto: La imagen de Ntra. Sra. de la Soledad tiene altar y capilla propia en la Arciprestal de San Martín.

Procesión:

– Sábado Santo, en la Procesión del Santo Entierro, con su Titular.

Imágenes:

– Ntra. Sra. de la Soledad. Año1940, L. Mora Cirujeda (atrib.), Casa R. Perís.

Tronos:

– Trono de la Arciprestal. Año 1953, Talleres Orrico (Valencia).

Historia:

Desde que fuera depositada en su capilla, en el siglo XVII, la advocación de Ntra. Sra. de la Soledad es la única que ha perdurado en el devenir histórico del Templo Arciprestal, que ha soportado en su pequeño camarín durante dos guerras, viendo cómo otras advocaciones cambiaban de lugar, o simplemente desaparecían.

La misma disposición de su Capilla nos declara la importancia del fervor que esta advocación comprende, en unión con la cofradía hermana, la del Santo Sepulcro.

La advocación de la Soledad se hallaba tal como hoy en día la podemos apreciar, en su camarín. Bajo el altar se hallaba la imagen yacente de Ntra. Sra. del Tránsito o de la Asunción, también llamada la Virgen de Agosto. Durante el s. XVIII, se depositó en su capilla la Sagrada Puerta de San Roque, mientras duraron las obras de la ermita del Patrón.  Ya en el s. XIX se encuentra bajo el altar de la Soledad, la Urna con la imagen del Cristo

Yacente de Francisco Sánchez Araciel.

Frente a ellos, se conserva aún hoy un fresco con la Santa Cruz y las “Arma Christi” (los instrumentos de la Pasión de Cristo).

En este Paso siempre figuraron los miembros de la nobleza local y los “ciudadanos honrados”.

La antigua imagen vestía saya de terciopelo blanco y manto negro, bordado de estrellas. También tenía otro manto negro, sin bordados, para Domingo de Resurrección. La talla antigua, de la que se conservan algunas fotografías, se cree que fuera del afamado escultor Francisco Sánchez Araciel.

Hay constancia de que ya en el s. XIX, Domingo de Resurrección, saliendo de la Ermita del Rosario, la imagen de La Soledad con su manto negro era despojada del mismo por un Caballero Honrado en la ceremonia del Encuentro Glorioso para representar la alegría de la Resurrección.

La nueva imagen fue donada por doña Asunción Escudero Almira en 1940. Obra anónima, adquirida en los Talleres Rafael Péris, en Valencia. Su coste fue de 2.000 pesetas. La ofrenda de la actual imagen resulta el cumplimiento de una promesa realizada a la Santísima Virgen por esta devota, mientras contemplaba impotente la quema de la anterior talla durante el expolio que sufrió la Arciprestal de San Martín en la Guerra Civil. Doña Asunción hizo voto solemne de costear la creación de una nueva imagen cuando sus tres hijos, que se hallaban en el frente, volvieran a la ciudad tras la guerra. Y los tres, tras volver a Callosa, y conocer la promesa que realizara su madre, admitieron que en más de una ocasión durante la sangrienta batalla sentían que algo o alguien les protegía y que salvaron sus vidas gracias a esa protección especial, para que pudieran volver sanos y salvos, viendo así escuchada la plegaria de Dña. Asunción, que gustosa ofreció la imagen.

En junio de 1976, el Excelentísimo Ayuntamiento costeó los gastos de una nueva mesa de altar de mármol blanco, ubicada en su Capilla, con el escudo municipal en plata y bronce realizado por el orfebre valenciano Francisco Pajarón Suay, siendo así el único altar de la Arciprestal de San Martín que ostenta el escudo de la ciudad.

En la actualidad procesiona acompañada por mujeres vestidas de luto y custodiada por la Excelentísima Corporación Municipal en pleno.

Presidenta: D. Encarna Amat Sarmiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies